Ayuntamiento

De

cazalilla

Cuadro de texto: Historia

               Cazalilla remonta sus orígenes, prácticamente a los de la civilización en Andalucía. El primer vestigio de asentamientos humanos en el término municipal lo tenemos durante la etapa inicial de la Edad del Cobre. El Cerro de la Coronilla constituye el primer asentamiento importante en este término. La historia del poblado en el Cerro de la Coronilla parece remontarse entre finales del S. VII a.C. y finales del VI a.C. Se trataba de un asentamiento, que según los estudios mejor fundamentados, configurado como sistema defensivo de asentamientos de mayor tamaño como el de Cerro de Maquiz en Mengíbar.

               También se han encontrado restos de presencia romana en la Torre de María Martín, en donde ha aparecido restos de un pequeño asentamiento íbero-romano.

               De la época visigoda, XIMENA JURADO, ha descrito una inscripción que se encontraba en lo alto del torreón del castillo, inscripción gravada en piedra. De igual forma, Cazalilla es citada, según este en la Ley del Rey Flavio Sisebuto. De esta época también se han encontrado en la finca de "La Atalaya", restos de una antigua necrópolis visigoda. Se trata de unas losas sepulcrales de grandes dimensiones.

               Cazalilla (Qastalla) fue en tiempos de los árabes uno de los 16 distritos o Iqlims en los que se dividió la Cora de Jaén. De esta época se ha encontrado en el casco urbano una estela funeraria, que contiene un epitafio de un posible muladí llamado Ben Mauro. Está fechada en el año 885, lo que la acredita como la más antigua de las encontradas en la provincia de Jaén.

               En la Alcazaba que ocupaba el centro de la población se cree que nació uno de los poetas más grandes del Al-Andalus, en el año 958, llamado Darray al-Qastallí.

               Durante la Edad Media, la fortaleza de la villa, ahora en manos cristianas, aparece en las Ordenanzas del Condestable Iranzo, como un castillo de segundo rango, asignándole una tenencia de dos mil maravedíes. En este castillo tuvo lugar el 23 de diciembre de 1.471, un episodio histórico de gran relieve para el futuro de estas tierras. Siendo alcalde de Cazalilla Diego de Frías, prendió a Fernando de Acuña, que iba de Sevilla a Cazorla y pasaba por Cazalilla. Fernando de Acuña era hijo del Conde de Buendía y sobrino del Arzobispo de Toledo. Al preso lo llevaron a Jaén, donde lo retuvo el Condestable Iranzo y lo negoció como rehén para obtener el castillo y la encomienda de Montizón.

               El 19 de diciembre de 1.564 el Rey Felipe II concede el título de villa a Cazalilla, hasta entonces dependiente de la jurisdicción de Jaén.

               A través del Archivo de Indias se ha conocido la emigración de numerosos vecinos de Cazalilla a América y a Filipinas.

               El Pósito Municipal tuvo, a partir sobre todo del siglo XVII, una importancia capital en este Municipio, sobre todo en épocas de escasez. En 1.779 estaba valorado en 1.500 reales de vellón.

               Episodios significativos tuvieron lugar también durante la Guerra de la Independencia, sobretodo en los prolegómenos de la Batalla de Bailén, con requisas de víveres y provisiones en el pueblo por parte de las tropas napoleónicas.

               La llegada del siglo XX alterna épocas de esplendor con otras aciagas como la Guerra Civil, o la dolorosa emigración de los años 60.

De cualquier forma Cazalilla camina con paso firme en los umbrales del siglo XXI, mirando al futuro con optimismo y confiando enormemente en sus potenciales recursos.

             A nivel artístico, tenemos que hablar de dos Monumentos muy destacados en nuestra localidad, como es la Iglesia y el Torreón. Los dos  monumentos tienen una historia que han ido, en algún caso en evolución o se han quedado como simple monumento artístico para visitar.

[INICIO]

    Conoce Cazalilla

 

 

 

Historia y patrimonio

RELIGIOSIDAD POPULAR

POBLACIóN Y ACTIVIDAD

Como llegAR